PATRÓN: COJÍN CON GANCHILLO TUNECINO

¡Buenos días!

Esta semana os traigo el patrón para hacer este cojín en punto panal, pero con ganchillo tunecino. Me encantan los cojines, tenemos la cama y el sofá llenos, y aún iría poniendo más 😀

Además creo que son una buena opción cuando quieres darle otro aire a tu casa o tu habitación, sin hacer grandes cambios. En estos momentos los cojines, mantas, cortinas… siempre son tus mejores aliados y si los haces tu misma pues mejor 🙂

Si no tenéis ni idea de que va el ganchillo tunecino, se trata de una variedad del ganchillo, solo que con algunas diferencias. Sería más bien como una mezcla entre punto y ganchillo para que nos entendamos y los proyectos que hagas con esta técnica, siempre te van a quedar más tupidos y como más planitos. Eso puede ser una buena solución si quieres hacer algún neceser, estuche o prenda más abrigada, ya que no te quedarán agujeritos.

Pero la diferencia básica creo yo, se encuentra en la aguja. Es una aguja mucho más larga que una de ganchillo normal y además en la punta suelen tener un tapón para que no se te escapen los puntos.

Con eso conseguiremos tener todos los puntos de ganchillo montados en la aguja, pero seguiremos tejiendo de una formas más parecida al ganchillo que no al punto.

En ganchillo tunecino, una vuelta completa consta de dos vueltas, una de ida y otra de vuelta. La de vuelta siempre será igual, y la de ida, depende del punto que tejas.

Una vez que tenemos un poco claro de que va el tema, vamos ¡a por el patrón!

Para este cojín he utilizado dos ovillos de algodón Rubi eco y un poquito de un ovillo en color amarillo (creo que de drops) que le da un toque más rústico. También necesitarás una tela para la otra parte del cojín y la aguja de ganchillo tunecino del nº 4.

Empezamos haciendo 59 cadenetas, cómo haríamos con cualquier proyecto de ganchillo.

VMontaje: Inserta la aguja en la segunda cadeneta, coge hilo y pásalo por el punto cadena (ahora tendrás dos bucles en tu aguja) Repite lo mismo con todos los puntos cadena. Al final tendrás 59 bucles en tu aguja.

V1; Coge hilo y pásalo por el primer bucle. *Ahora coge hilo y pásalo por los dos siguientes* Repite * hasta que solo tengas un bucle en tu aguja. (este contará como el primer punto de la vuelta)

V2:  Si te fijas, tendrás una serie de palitos, que son cada punto de la vuelta. Pasa la aguja por el primer palito, coge hilo y pásalo (este es el punto del derecho) el segundo lo harás del revés, para ello, coge el hilo con la aguja, pasa la aguja por el segundo palito, pasa el hilo por delante y coge hilo y pásalo. Sigue haciendo uno del derecho y del revés hasta llegar al final.

V3: Repite la vuelta 1.

V4: Ahora haremos lo mismo, pero en lugar de empezar con un punto del derecho, lo haremos con uno del revés.

Repite estas vueltas hasta tener el largo deseado.

Puedes hacer un cambio de color, siempre cuando vuelvas (cómo en la vuelta 1) y cuando te queden los dos últimos bucles, en lugar de pasarlo con el hilo normal, hazlo con el nuevo color.

Por si las instrucciones os han liado un poco, os he dejado un mini vídeo que he hecho (tengo que ir mejorando, todo hay que decirlo) y por supuesto si tenéis alguna duda, podéis preguntarme lo que queráis 🙂

Aprovecho para deciros que en el canal de youtube podéis encontrar diferentes tutoriales de punto de ganchillo, y que voy a ir subiendo cada semana alguno, así que os podéis suscribir desde aquí para no perderos ninguno, y que si hay algún vídeo en concreto que os gustaría que hiciese, me lo podéis dejar en los comentarios 🙂

CERRAR LOS PUNTOS

Cuando tengáis la altura deseada, tendréis que cerrar los puntos. Para ello haréis una vuelta normal, pero en lugar de ir pasando el hilo y dejando los bucles en la aguja, haréis un punto raso con cada uno.

Para coser el cojín, lo podéis hacer de diferentes maneras, se puede poner cremallera o no y coser a máquina o a mano. En este caso he decidido hacer la forma más fácil para mi, usando relleno de cojín que tenía en casa.

Cortamos un trozo de tela, un poco más grande que nuestra pieza de ganchillo. Enfrentamos los derechos y cosemos  con la máquina de coser todo el borde, menos un trocito de unos 10 cm.

Damos la vuelta al tejido, rellenamos el interior y cosemos a mano con puntada escondida el hueco que habíamos dejado sin tejer.

¡Y ya tenemos nuestro cojín listo! Puedes hacerlo de diferentes tamaños, de un color o más de uno o lo que más te apetezca. Eso si, te recomiendo hacer siempre una muestra, por qué el tejido tiende a encoger.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *