Sígueme:
DIY

DIY: ELEVADOR PARA PORTÁTIL O MONITOR PC

Mi idea a corto/largo plazo es comprarme un ordenador de mesa. Tanto por el espacio, la potencia, y por qué para trabajar tantas horas pues va mucho mejor la verdad. Cómo de momento no puede ser, me tengo que conformar con mi portátil, con el que por otro lado, estoy la mar de contenta.

Pero claro, cuando te pasas media mañana delante de un ordenador, otra parte del día trabajando con el portátil  y la otra tejiendo, la espalda y las cervicales se acaban resintiendo. Yo hace más de un año que voy a ver a mi fisio e intento tener una buena postura (dentro de lo que cabe) pero al final para tejer acabas bajando el cuello si o si, así que ya que esa parte me iba a costar cambiarla, quería que por lo menos cuando estoy en el taller trabajando con el ordenador no acabara con la misma postura.

Ya había visto este tipo de elevadores en diferentes tiendas, también hay una gran variedad en Amazon y vamos, que lo puedes encontrar en mil sitios, pero o no eran exactamente lo que quería o eran demasiado caros (unos 50/60 €) así que en un momento de lucidez decidí hacérmelo yo misma y estoy encantadísima con el resultado.

Por solo 8 euros tengo este elevador con una estantería para tenerlo todo recogido, y además se hace en un momento!

Si quieres tu propio elevador, sigue leyendo, que te cuento el paso a paso rapidísimo 🙂

Para comprar y cortar la madera, fui a la tienda AKI, dónde además si eres cliente, te cortan la madera de forma gratuita (y yo encantada de no tener que tocar la sierra)

Usé dos tableros de madera de pino  de 60 cm de largo x 20 cm de ancho y me los cortaron para obtener dos piezas de 12 cm (que serán las patas) una de 47 cm para la base y otra de 44 cm para la mini estantería.

Yo la verdad es que iba con la idea, y una vez allí hablé con el chico que me atendió para que me lo cortara exactamente como quería 🙂

Una vez tenemos los materiales cortados, comprobamos que no tengan polvo y empezaremos a pegarlo. Cómo quería 0 complicaciones, usé cola blanca y llevo usándolo ya unos días y de momento no ha habido derrumbamientos así que todo bien.

Primero pegaremos una de las patas en el borde del tablero más grande. Comprobaremos que esta alineado con el tablero y lo dejamos secar una hora. Podemos poner un poco de cinta de carrocero para que quede bien fijada.

 

Una vez que esté seco, pegaremos primero el tablón más pequeño a la pata, a la altura que queramos. Yo lo he dejado a unos 3 cm del borde para que tenga bastante espacio para guardar cosas, pero eso ya como más os guste. A la vez pegamos la otra parte del tablón con la otra pata y hacemos presión para que se enganche bien. De nuevo podemos recurrir a la cinta de carrocero para fijarlo todo.

Ahora toca seguir las instrucciones del fabricante de cola. En mi caso son 12 horas, pero lo dejé casi 24 por si acaso 🙂

Una vez esté todo bien seco y hayamos comprobado que funciona, retiramos con un paño húmedo si ha quedado algún resto de cola blanca y podemos lijar los cantos si los queremos un poco más redondeados.

También podéis pintarlo o decorarlo ¡cómo queráis! Yo de momento lo voy a dejar tal cuál, por qué me gusta mucho el color de la madera natural, pero como dentro de poco seguramente cambiaré la mesa del taller, si veo que hay demasiada madera, le daré una vuelta y lo customizaré de alguna manera.

Si como yo, tenéis portátil, para navegar o mirar simplemente la pantalla os irá genial, y vuestro cuello os lo agradecerá, pero claro, escribir pues cómodo no es. Yo me he hecho con un teclado inalámbrico para poder trabajar cómodamente.

Además así está la mesa mucho más recogida, todo lo imprescindible está en la estantería y una vez acabo, va todo allí y ¡listo!

¿Qué os parece? ¿Os animáis a hacer vuestro propio elevador de madera?

COMPARTIR EN:
Antiguos POSTS Nuevos POSTS

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Todavía no hay comentarios

Déjame tu opinión